Evolución consciente


¿Qué es la evolución consciente?

La evolución consciente es la transformación paulatina de la consciencia individual en Consciencia universal.

Es decir, la apertura de la mente individual a la Inteligencia que subyace tras la apariencia del mundo.

¿Cómo participamos en la evolución consciente?

No es una búsqueda obsesiva si no, por el contrario, la contemplación calmada de la perfección que habita tras la forma.

Como seres conscientes, nuestro trabajo consiste en transformar la carencia en plenitud.

Por tanto, evolucionar equivale a resistirse a la creación de la carencia y contemplar el mundo en su integralidad.

Podemos decir, por ello, que el punto de partida de la evolución consciente, es la contemplación de la carencia desde la Consciencia.

Y el destino, es decir, el objetivo último, es la transformación de esa carencia en plenitud.

Tres claves de la evolución consciente

  • Detener la inercia en la que nos involucra la mente.
  • Contemplar el mundo sin la presión de buscar un supuesto estado de felicidad permanente.
  • Y por último, el trabajo, la transformación, el cambio; en definitiva: la evolución en sí.

La esclavitud de la mente

Pretendemos que, como individuos libres, somos los creadores de nuestros pensamientos y que, en consecuencia, tomamos las decisiones necesarias en cada situación.

En realidad somos esa identidad virtual que crea la mente como una estrategia, pero impotente por sí misma para pensar y actuar.

Gran cantidad del contenido que surge en la mente, proviene del inconsciente y suele tener un efecto muy poderoso sobre nuestra conducta.

La búsqueda de la falsa plenitud

Si tomamos consciencia de nuestros contenidos mentales, nos damos cuenta de que la mayoría de nuestras acciones están basadas, o bien en pensamientos que, simplemente, aparecen en nuestra pantalla mental o bien, como reacción a alguna situación.

Suelen llegar cargados de predeterminación para movernos en la dirección de nuestros deseos o en la contraria: la de nuestros miedos.

Toda esa energía que, por otro lado, pertenece al organismo, tiene definido su objetivo gracias a la inercia de la expansión de la Consciencia al crear la experiencia de la multiplicidad.

Por lo tanto, asumir los objetivos marcados por la mente, equivale a alejarse de la plenitud y perseguir los objetos de un mundo de apariencias.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies